Más de 4 mil niños y niñas de Copiapó busca inmunizar campaña contra el Papiloma Humano

La iniciativa es ejecutada por la Dirección de Salud Municipal, a través de los 8 Centros de Salud Familiar de la comuna.

Impacientes, algunos con los nervios de punta y otros con el temor que cualquier niño de 9 años puede sentir frente a las agujas de las vacunas. Así estaban los alumnos y las alumnas de los 4º Básicos del Liceo Municipal Fernando Ariztía Ruiz, quienes este martes fueron visitados por profesionales médicos del Centro de Salud Familiar de Paipote, como parte del programa de vacunación contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), que desde el año 2014 es implementado por el Ministerio de Salud.

La campaña que a nivel regional se inició el pasado 13 de agosto, está siendo ejecutada por la Dirección de Salud Municipal de Copiapó, a través de los 8 Cesfam de la comuna y tiene como objetivo inmunizar de manera temprana a hombres y mujeres contra ciertos virus que pueden provocar diversos tipos de canceres; entre estos el servicouterino, anal, de pene, además de verrugas genitales y tumores.

En esta línea, Pía Cervella, encargada del vacunatorio del Cesfam de Paipote argumentó “para este año se incluyeron los niños de 9 años, ya que los hombres son los que portan este virus, por eso la idea es protegerlos y no contagien a las mujeres. El objetivo de la campaña es entregarles las dos dosis (la segunda es a los 10 años) que corresponde antes que inicien su vida sexual activa, ya que una vez que esto ocurre es altamente probable que se expongan al virus. De ahí la importancia de la vacuna que busca que su cuerpo sepa cómo reaccionar frente a la presencia del virus”.

Comunicación con los padres y apoderados

Como ha sido la política de la actual Dirección de Educación Municipal de Copiapó, previo a la entrega de las dosis-y pese a que sea una vacuna de carácter obligatoria- los padres son informados, tal como lo hacen en el Liceo Fernando Ariztía. Así lo ratifica José Rodríguez, Inspector General “se les entrega un comunicado a cada apoderado, donde se le indica que esta vacuna es “obligatoria” y no necesita de la autorización porque es ley. No obstante, aparte de eso, se hace una reunión a todos los cuartos años donde participa personal del Cesfam y en la cual pueden aclarar todas las dudas que tengan con respecto a la vacuna. Creemos que por el respeto que le debemos a nuestros apoderados es importante que estén en conocimiento y que puedan aclarar todas sus dudas”, enfatizó el profesor.

Mitos tras la vacuna

¡Se dice que produce parálisis o enfermedades neurológicas! son algunas de las aseveraciones que han surgido tras la vacuna; algo que tras las últimas investigaciones encabezadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), han sido descartadas. Así lo ratifica Cervella “son mitos que en los últimos años se han generado principalmente en las redes sociales y como ahora cualquier persona “puede decir que algo es malo sin tener un fundamento científico”, la gente tiende a creer y caer en eso. Lo que hay sí, son los típicos síntomas tras vacunarse que son: dolor de cabeza, enrojecimiento, o fiebre, pero efectos adversos graves no se han comprobado”.

Finalmente, el seremi de Salud (S) de Atacama, Mauricio Bertoglia relevó la importancia que tiene la campaña para salud de los niños y niñas de Atacama. “Hay que vacunar muy precozmente, antes de la pubertad, para garantizar inmunidad. Ésta vacuna es capaz de terminar con el cáncer del cuello del útero, hacer de esa enfermedad un pasado, en la medida que las generaciones actuales y futuras se vacunen.

“Además para nosotros es muy relevante el rol de prevención y promoción que estamos haciendo en los colegios y escuelas de nuestra región, enseñando a prevenir, con esta vacunación que previene el cáncer cervicouterino”.

Bertoglia agregó, además, “se trata de una vacuna gratuita para la población objetivo y que se encuentra disponible a través del Plan Nacional de Inmunización en vacunación escolar durante todo el segundo semestre de este año, en un esquema de 2 dosis separadas por 12 meses”.

 

El cáncer de cuello del útero causa más de 600 muertes al año en el país, en mujeres en edad reproductiva (15 a 44 años), siendo una de las causas más frecuentes de cáncer que afectan a las mujeres

 

Para el año 2019 la población a vacunar en el país de 9 años (4° básico) es de 129.633 niños.

 

El costo de la vacuna es de 3.423 millones de pesos para el año 2019